El tema de la custodia de los hijos es un tema que preocupa a los progenitores en casos de separación o divorcio de los padres.  

En España, el derecho a la custodia se basa en el principio del interés superior del menor. En este artículo, analizaremos brevemente quién tiene derecho a la custodia en España y los factores relevantes que se tienen en consideración en la toma de decisiones relacionadas con la custodia de los hijos.

Como hemos comentado, en España, el principio del interés superior del menor es fundamental en los casos de custodia. Este principio establece que las decisiones relativas a la custodia deben tomarse teniendo en cuenta el bienestar y las necesidades de los hijos. Se busca proteger su desarrollo emocional, físico y educativo, así como garantizar su relación con ambos progenitores en la medida de lo posible. 

En los últimos años, la custodia compartida ha ganado peso en los procedimientos de separación y divorcio. Se considera una opción preferente cuando se puede garantizar el adecuado cuidado y atención de los hijos por parte de ambos progenitores. La custodia compartida implica que ambos padres comparten la responsabilidad y el tiempo de crianza de los hijos de manera equitativa. 

¿Qué se tiene en cuenta para decidir a quién se otorga la custodia? 

Al decidir sobre la custodia, los tribunales evalúan diversas circunstancias, como la capacidad de los padres para cuidar y educar a los hijos, la estabilidad emocional y económica de cada progenitor, la relación previa con los hijos, así como los deseos y opiniones de los hijos en función de su edad y madurez. 

No obstante, en aquellos supuestos en los que exista violencia de género o familiar, la misma puede tener un impacto significativo en la determinación de la custodia. La protección y seguridad de los hijos son consideraciones primordiales, y en casos de violencia, se puede conceder la custodia exclusiva a uno de los progenitores para garantizar su bienestar. 

¿Los progenitores pueden acordar la custodia del menor? 

En muchos casos, los padres pueden llegar a acuerdos sobre la custodia de forma amistosa, evitando así la intervención judicial. Estos acuerdos pueden ser presentados ante el tribunal para su aprobación, siempre y cuando se respete el interés superior del menor. 

En definitiva, el derecho a la custodia se basa en el principio del interés superior del menor. La legislación y los tribunales consideran diversos factores al tomar decisiones sobre la custodia, teniendo en cuenta la capacidad de los padres, la estabilidad emocional y económica, y el bienestar de los hijos. La custodia compartida se ha convertido en una opción cada vez más preferente en esta materia.  

¿Necesitas un convenio regulador de guarda y custodia?

Te ponemos en contacto con abogados especialistas en derecho de familia.